SOY PODÓLOGO

Lluís Miquel Riu es podólogo desde hace 27 años. Tiene consulta de podología en Mataró, hace cirugía podológica en Manresa y en Mataró y también es profesor de Cirugía Podológica del grado en Podología de la Facultad de Ciencias de la Salud de Manresa (UVic-UCC).

Lluís Miquel Riu, durante una intervenció quirúrgica a la Clínica Universitaria (CU+) de la UManresa-FUB.

¿Cuándo decidiste estudiar Podología? ¿Por qué?

Me interesé por la Podología mientras estudiaba Medicina en Lleida. Era una carrera universitaria nueva que me atraía. Se trataba de unos estudios de Ciencias de la Salud muy desconocidos. Cuando me matriculé, lo hice con la intención de seguir estudiando Medicina, al terminar. Pero cuando fue el momento, me di cuenta que era una especialidad en la que todavía podía aprender mucho del pie y, además, con muy buenas perspectivas de futuro.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

La Podología es una profesión relativamente nueva con multitud de posibilidades: tienes capacidad para hacer diagnóstico y tratar cualquier patología implicada con el pie. Se trata de una profesión con completa autonomía, pero, a su vez, como en cualquier otra, es imprescindible el trabajo en equipo con otros especialistas. En resumen, tienes capacidad para recibir al paciente, realizar un diagnóstico y tratar la patología, ya sea quirúrgicamente, pautando medicación, con tratamiento ortopédico, etc.

¿Cómo ves el futuro de la profesión?

La profesión en los últimos años ha avanzado mucho, sobre todo con la incorporación de la capacidad de prescripción de medicamentos, el aumento de competencia quirúrgica, la implantación de la figura del podólogo en unidades de pie diabético, el acceso a líneas de doctorado desde la implantación del grado universitario y los másters oficiales y la utilización por parte de la “Real Academia de la Lengua Española” del prefijo de doctor para referirse a los podólogos, al igual que se hace con los médicos y odontólogos. Los podólogos, trabajamos para que, en un futuro cercano, la profesión cuente con especialidades regladas y oficiales.

Dicen que los podólogos son unos de los profesionales más felices con su faena, ¿Lo confirmas? ¿Por qué crees que es así?

Creo que cualquier persona puede ser feliz con el trabajo que hace si es el que ha escogido libremente, el que le gusta y que lo ejerza desde la vocación. Es muy importante ganarse la vida con lo que te apasiona más allá de pensar en el prestigio o el beneficio económico.

Con la Podología te puedes ganar la vida muy bien. Ahora bien, también es una profesión que exige una actualización constante de los conocimientos, estar al día de las novedades, asistir a congresos, etc. De todos modos, son exigencias que, si te gusta lo que haces, no son ningún problema.

Leave a Reply

Your email address will not be published.